enero 10, 2012

Goodbye cruel world...


Al volver de un viaje, uno tiene la secreta esperanza de que algún milagro puede haber hecho que todo sea distinto, pero basta con salir a la calle un rato para que la esperanza se rompa, sin anestesia.